FBC Los Secretos del Liderazgo que Cada Mujer Necesita Aprender

¿Sabías que en muchos países las mujeres representan aproximadamente la mitad de la fuerza de trabajo? ¿Sabías que en muchos países es común que las mujeres obtengan un mayor nivel de educación que los hombres?

Pero también sabías que sólo el 5.2 % de los puestos de CEO en las compañías de S&P 500 y sólo el 26.5 % de los puestos ejecutivos son ocupados regularmente por mujeres. Incluso el emprendimiento empresarial está dominado por los hombres. ¿Por qué? Más del 90% de las posiciones en empresas capital de riesgo están en manos de hombres. Por lo tanto, a muchas mujeres les resulta difícil obtener financiación. Debido al bajo nivel de mujeres en cargos directivos o de liderazgo empresarial, a muchas mujeres les resulta difícil encontrar mentores que les ayuden a orientarse en su propio camino profesional.

Una de las habilidades más importantes que las mujeres carecen es la presencia de liderazgo. ¿Qué significa eso? ¿Alguna vez has conocido a una mujer que tiene confianza? ¿Quién cree en sí misma y sus ideas? ¿Una mujer que puede mantener la atención en una reunión? Pasé años trabajando en banca de inversión y luego trabajando en finanzas en la industria automotriz. Estaba rodeada de hombres en ambas industrias. La forma en que las mujeres y los hombres se presentan son muy diferentes.

Una vez estuve en una evaluación de trabajo y recibí la calificación más alta en el sistema de calificación de la compañía. El único punto de mejora que me dieron fue: “necesitas actuar más como un hombre”, esas fueron las palabras exactas. Estaba furiosa y sorprendida, a pesar de esa gran calificación. Salí de la reunión completamente enojada.

Entonces, ¿cómo compites en un mundo de negocios dominado por hombres? Investigué y observé a mujeres exitosas y sin éxito. También observé a hombres exitosos y sin éxito, y hablé con mentores de confianza. Una cosa era segura, no iba a actuar más como un hombre, lo que sea que eso significara. Pero tenía mucha curiosidad y estaba decidida a descubrir cómo tener éxito sin cambiar quién era. Lo que descubrí, es que me faltaba la presencia de liderazgo. Aunque continuamente había mejorado muchas de mis habilidades a lo largo de mi educación y carrera, me faltaba la capacidad de comandar una reunión.

¿Qué necesito cambiar?

1. Deja de decir “Lo siento”. Así es, exactamente lo contrario de lo que nos enseñaron como niñas. Las mujeres dicen estas palabras mucho más fácil que los hombres, pero en realidad las usamos en exceso. Algunas veces necesitarás usar una disculpa, pero en la oficina debes tener cuidado con la frecuencia que lo dices. Por ejemplo, cuando cometí un error, comenzaba el correo electrónico o la conversación con “Lo siento, pero … ..”. En cambio, me pareció mucho más efectivo comenzar el correo electrónico con “Como seguimiento a la información provista en el correo electrónico anterior, encontré detalles adicionales (o evidencia) …….” ¿Ves la diferencia? Todavía está corrigiendo un error, pero de la primera manera se disculpa y de la segunda está suministrado más información.

2. Como sentarse en la mesa de una reunión. Suena como un tema tonto, ¿no? Por alguna razón, las mujeres tienden a sentarse algo “apretadas”, en el borde o ligeramente hacia atrás. Nos gusta hacer espacio para todos y asegurarnos de no estorbar a nadie. Las mujeres a menudo carecen de presencia en la mesa y, por lo tanto, parecen estar en las afueras de una reunión. Así que acércate a la mesa y ocupa espacio en la mesa. Siéntate alto y pon los hombros hacia atrás.

3. Hablando. Así que lo hemos estado haciendo toda la vida, pero ¿cómo sonamos? ¿Parecemos mujeres o niñas jóvenes? Primero, antes de comenzar, asegúrate de pensar en lo que vas a decir. Evita divagar o meditar mientras trata de descubrir lo que quieres decir. Recuerda, el silencio puede ser poderoso. Adelante y úsala, deja que el oyente piense en lo que estás diciendo. Resiste la tentación de hablar durante todas las pausas incómodas. Sé clara, presente y fuerte. Al presentar, en lugar de decir “tal vez deberíamos o creo” comiensa tu presentación con “Mi plan es o recomiendo”.

Antes de hablar, asegúrate de respirar profundo, hablar despacio y usar una voz fuerte. Una buena forma de practicar es grabarte a ti misma. Práctica, práctica, y práctica.

4. Sé consciente de tu apariencia. Sí, como mujeres, a menudo somos muy cuidadosas al escoger nuestra ropa para resaltar nuestros puntos fuertes. Pero en el trabajo, debemos asegurarnos de que nos estamos vistiendo adecuadamente para el medioambiente. No queremos parecer casual, ni descuidada, ni demasiado sexy. Cuando trabajaba en finanzas en la industria automotriz, era joven, por lo que vestía un traje todos los días y descubrí que me tomaban más en serio.

La presencia del liderazgo no se trata de convertirte en algo que no eres. En realidad, es todo lo contrario: se trata de ser más de lo que ya eres. La presencia de liderazgo es importante en todas las empresas, no importa el tamaño. Si te estás reuniendo con clientes o inversores posibles, quieres presentarte como una experta y seria. Tomará tiempo, pero comienza a practicar hoy. ¡Lo tienes!

¡Ahora es el momento! Es hora de dejar de poner excusas y comenzar a vivir la vida que deseas.
¿Estás lista? Únete a nosotras y te regalamos información cada semana para ayudarte en tu camino al triunfo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.